Reflexiones sobre management en firmas de abogados

Ideas de Pérez+Partners

Ideas Law Lab

El tiempo perdido de los abogados

Artículo de Almudena Vigil publicado en El País (Negocios) el día 22 de octubre de 2017, con opinión de Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

articulo el pais productividad abogados MA

 

Papel de los directorios internacionales en la reputación de las firmas de abogados

Reputación y Directorios Internacionales de Abogados

El pasado mes de abril, El País publicaba una entrevista a Louise Simpson, Directora de “The World 100 Reputation Network”, en la que refiriéndose al ámbito reputacional universitario, afirmaba que las mismas universidades están cansadas de ser valoradas solo por los criterios de los grandes rankings y que demandaban sistemas más sofisticados para medir su reputación.

Cuando existen asimetrías de información, las empresas que proponen metodologías para resolverlas suelen tener éxito en el mercado. Así sucede en el ámbito universitario y de forma similar sucede, desde hace veinticinco años, en el sector legal con los directorios internacionales como “Chambers & Partners” o “Legal 500”.

El pasado día 21 de septiembre se celebró el Foro Universidad de Navarra – Pérez+Partners, bajo el título “Reputación y Directorios Internacionales”. Con la asistencia de los responsables de las principales firmas de abogados que operan en España, se analizó la evolución de los directorios durante los aproximadamente veinticinco años que los directorios llevan operando en el mercado.

A pesar de la diversidad de opiniones lógica entre los asistentes, podemos deducir algunas conclusiones que en alguna medida fueron punto común, como entre otras:

  1. Las firmas de abogados asumen de forma muy profesional todo lo relacionado con directorios internacionales, tanto la elaboración de la información a enviar y la explicación a los clientes (el famoso “feedback” de clientes), como el análisis de los resultados para intentar lograr una mejora continua en reputación.
  2. La asignación de recursos logra algo de escalabilidad en tamaños grandes, pero de inicio una firma pequeña o mediana necesita asignar recursos que en principio estarían por encima de lo que se puede esperar. La carga de trabajo que supone estar al día en directorios, rankings y premios es considerable aunque se haga para una firma pequeña.
  3. Se comienza a apreciar un sesgo a favor de las firmas consolidadas, sesgo que por otra parte es lógico por el transcurso del tiempo y el aumento de firmas y abogados que van consolidándose en el sector.

En nuestra opinión, la reputación de las firmas se configura durante el transcurso del tiempo por múltiples factores. La calidad técnica, el liderazgo técnico en determinadas materias, la capacidad de atraer talento, el reconocimiento de terceros y la capacidad relacional, van configurando la reputación de las firmas de abogados. La capacidad de los directorios internacionales de abogados para reflejar esta situación de forma fidedigna depende de dos factores: la metodología empleada y el tiempo dedicado a profundizar en cada jurisdicción, firma y abogado.

Corresponde a las firmas de abogados evaluar si los directorios cumplen con esa expectativa. Que las firmas son “practicantes” queda fuera de duda. Lo de ser “creyentes” queda en el ámbito interno de cada una de ellas.

Directorios internacionales y reputación de las firmas de abogados

Los directorios internacionales como Legal 500 o Chambers & Partners llevan más de veinticinco años proporcionando información al mercado relativa a la reputación de las firmas y de los abogados en las diferentes áreas de especialidad.

El objetivo de estas compañías es recabar toda la información posible de los clientes, para elaborar un ranking en el que sitúan en diferentes “bandas” a abogados y firmas.

Directorios from Pérez + Partners on Vimeo.

La reputación de las firmas de abogados se genera con información múltiple que una vez agregada en la mente del potencial cliente sitúa a la firma en un determinado posicionamiento. Los directorios internacionales son una fuente más de información, pero su peso en el conjunto reputacional no es negado por ninguna de las partes interesadas. La metodología y resultado de los directorios internacionales fueron analizados en un informe documental elaborado por Pérez+Partners y presentado junto a la Universidad de Navarra en los campus del IESE en Madrid y Barcelona (ver vídeo).

Después de veinticinco años es interesante reflexionar sobre la evolución de los directorios internacionales y lanzar algunas cuestiones como:

¿Cuál es el retorno de la inversión (tiempo) que realizan las firmas de abogados?

¿Es un fiel reflejo del mercado la fotografía general que ofrecen los directorios?

¿Es igual su impacto en diferentes áreas geográficas?

¿Qué herramientas (tecnológicas principalmente) pueden sustituir a los directorios internacionales?

¿Cómo ha evolucionado el retorno de la información publicada en los directorios en los últimos veinticinco años?

En breve volveremos a analizar dentro del Foro Universidad de Navarra – Pérez+Partners, junto a los principales responsables de las firmas, todas estas cuestiones para actualizar el impacto reputacional de los directorios.

 

Presentación del libro “Dirección por proyectos en la abogacía. Un estudio del legal project management”

Presentación del libro “Dirección por proyectos en la abogacía. Un estudio del Legal Project Management para firmas legales y abogados de empresa” y debate en el ICAM

12 de junio,  19:30 en el ICAM (Madrid)

Debate organizado por Pérez + Partners,

“Rentabilidad y nuevos modelos de organización en los despachos pequeños, medianos y departamentos legales de empresa”

en el que intervendrán:

Carmen Pérez Andújar, Secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid Marta García Alba, Directora Asesoría Jurídica Campofrío
Javier Fernández-Samaniego, Socio Samaniego Law
Alejandro Touriño, Socio Director ECIJA Abogados

y se presentará el libro

“Dirección por proyectos en la abogacía. Un estudio del Legal Project Management para firmas legales y abogados de empresa”

de Jose Luis Pérez Benítez (Pérez + Partners)

El libro está a la venta en este link de amazon.

 

Los despachos medianos y pequeños se enfrentan al reto de mejorar su eficiencia para lograr una mayor rentabilidad. También los departamentos legales internos de las empresas deben optimizar sus recursos presupuestarios. El mercado legal asiste en la actualidad al desarrollo de nuevos sistemas organizativos que pueden ayudar a mejorar estos procesos. Los abogados encuentran en figuras como el Legal Project Management o el Legal Interim Management herramientas para mejorar sus capacidades internas.

En concreto, el Legal Project Management consiste en aplicar las técnicas de Dirección de Proyectos, propias de otras profesiones -ingenierías, arquitectura, consultoras- a la prestación de servicios jurídicos.

El libro pretende ser una guía sobre qué partes y herramientas de la dirección por proyectos sí son aplicables a los despachos y departamentos legales de empresa de cualquier tamaño.

Descarge aquí su invitación

Legal project management

Dirección por proyectos en la abogacía:

legal project management para despachos de abogados y departamentos jurídicos de empresa

El Legal Project Management consiste en aplicar las técnicas de Dirección de Proyectos, propias de otras profesiones -ingenierías, arquitectura, consultoras- a la prestación de servicios jurídicos.

Es cierto que muchas de las técnicas de la dirección de proyectos, y de sus recursos, habilidades y técnicas, se han venido aplicando históricamente en los bufetes pero casi siempre de forma desordenada, intuitiva y asistemática e impulsada por decisiones de ensayo y error, urgencias y vencimientos. Sin embargo, existe toda una disciplina completa, un elenco de herramientas y de técnicas contrastadas que pueden aplicarse en los despachos.

El objetivo de estas técnicas es mejorar la rentabilidad, acertar con los presupuestos, potenciar la relación y transparencia con los clientes y hacer realmente efectivo el trabajo en equipo.

legal project management book

Lpm book

En Pérez + Partners hemos publicado un libro que pretende ser una guía sobre qué partes y herramientas de la dirección por proyectos sí son aplicables a los despachos de abogados y cuándo y en qué medida lo son.

Puede comprar el libro en amazon

En ESADE realizaremos un primer programa executive sobre el LPM.


 

Rentabilidad y riesgos en las firmas de abogados medianas

José Luis Pérez Benítez, socio de Pérez + Partners, fue el ponente del Foro Universidad de Navarra y Pérez+Partners que contó con la asistencia de varias firmas invitadas. La rentabilidad, los riesgos y el desarrollo de negocio en los despachos de abogados medianos fueron los temas desarrollados en la sesión.

El consultor desgranó los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de definir la estrategia de una firma y destacó que “la herramienta idónea para alinear la estrategia de la firma con los profesionales y los clientes deseados es el plan de desarrollo de negocio”.

Invertir en un despacho de abogados

(Artículo de José Luis Pérez Benítez publicado en el diario Cinco Días el 6-9-2016)

El pasado 24 de febrero, Slater & Gordon, primera firma de abogados del mundo en cotizar en Bolsa, declaró la suspensión de su cotización –tras su desplome– en el Mercado de Valores de Sídney. Desde entonces no se ha recuperado. Aquella caída dio lugar a que gran parte de los abogados del mercado jurídico internacional vieran este hecho como una evidencia más –casi una consecuencia ineludible– de la dificultad de que el capital, el inversor ajeno a la abogacía, entre de forma exitosa en las firmas de abogados.

Los servicios profesionales, y en concreto los servicios de abogados, se rigen por normas económicas especiales y distintas del resto de servicios y de empresas de producto. Esta especialidad históricamente se ha tratado como una asimetría de información, próxima a los fallos de mercado. El hecho de que las empresas de servicios profesionales sean intensivas en capital humano y no en capital financiero, así como que exista información asimétrica entre las partes, ha llevado a que se rijan por normas económicas dispares y que haya sido necesario que el mercado genere unas normas éticas superiores o distintas a las de la confianza general.

El propio mercado ha resuelto este problema con la generación de dos instituciones que han ido surgiendo de forma evolutiva: por un lado, la deontología profesional, como ética especial en las relaciones con terceros, y por otro lado, la figura del partnership, como modo de organización y de propiedad de la asociación de este tipo de profesionales.

Estos dos hechos, el que sean los propios profesionales quienes regulan la profesión y la protegen de un mal uso, como si existiera un bien comunal que usar y a la vez mantener, y el que la propiedad colectiva de las empresas o sociedades de abogados sea el modelo que parece funciona mejor, ha llevado a que sea dudoso que el capital ajeno a la profesión, que el socio meramente capitalista en lugar de abogado, sea algo admisible, sino perjudicial en este mercado.

Surge la pregunta: ¿la entrada y participación de socios de capital, ajenos a la profesión de abogado, en las firmas legales, es en sí mismo perjudicial para el mercado, para la sociedad en general y, en concreto, para la sostenibilidad de la firma?

De ser así, ¿es, por tanto, necesario que dicha participación meramente de capital esté limitada? ¿Son los despachos de abogados una rara avis societaria sobre las que las sabias reglas del mercado aconsejan no ser empresas de capital?

Esta ha sido la solución histórica del legislador español, que ha ido cambiando hasta permitir hoy un 49% del capital, justificado, como dice la ley, “en que las singularidades que de antiguo han caracterizado el ejercicio profesional, con acusados componentes deontológicos, no se vean desnaturalizadas cuando se instrumenta a través de una figura societaria”.

En la mayoría de los países similares al nuestro sucede más o menos lo mismo o incluso se es más restrictivo, como en Portugal y Alemania. Otros son más permisivos, como Reino Unido respecto de los solicitors, incluso cotizadas, pero no de los barristers, donde se prohíbe. En Estados Unidos depende del Estado y en Australia se permite incluso en Bolsa.

Sin embargo, no existe ningún motivo, ni razón económica, ni peligro de que el capital desnaturalice la profesión, y salvo que el capital sea suicida –y ser cortoplacista no lo es– no es lógico pensar, ni la historia lo demuestra, que el capital tienda a desnaturalizar la profesión ni a pervertir el orden del conflicto de interés que existe en la abogacía –primando siempre el interés del cliente– ni el conflicto de interés entre los intereses particulares de los socios y la firma en general.

Otra cuestión es que una firma requiera mucho capital para su estrategia y que pueda ser una buena inversión, pues como decía un conocido letrado, “en los despachos de abogados los activos se van a su casa a dormir por la noche”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies