17/10/2011 Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

La retribución igualitaria de los socios en pequeños despachos de abogados

Sin duda el sistema de retribución de socios más empleado en los despachos pequeños es el de la retribución igualitaria. Aunque el sistema puede tener algunas variantes (diferenciar tipos de socios, por ejemplo), lo habitual es encontrarnos un sistema en el que los socios a final de año tienen la misma retribución. Este sistema no está exento de complicaciones (como todos los sistemas) y posiblemente uno de sus mayores problemas es que no se adopta como una elección entre diferentes alternativas, sino que los socios lo adoptan al crear el despacho como se viniese “de serie“, y de esta forma evitar generar un sentimiento de desconfianza ante las aportaciones que van a realizar el resto de socios. En otras ocasiones se toma este sistema porque no se conoce otro, así de sencillo.

En parte tiene su lógica. Cuando dos o tres abogados crean un despacho dan por hecho que cada uno de ellos hará todo lo posible por el despacho en las áreas en las que tenga mayores habilidades. Si no fuera así, no iniciarían un proyecto común. Se dejan de lado los comportamientos individuales y solo se presta atención a la evolución del despacho. Y esta evolución es la que realmente puede despistar, porque como es lógico todo proyecto que comienza progresa (en mayor o menor medida), y este progreso va camuflando los problemas que pueden existir de fondo.

Si realmente existe un equilibrio entre lo que aportan los socios, el sistema tiene muchas ventajas. Es un sistema sencillo, adecuado para una estructura pequeña, y permite evaluar sin demasiadas complicaciones lo que aporta cada uno al resultado final. El socio que ha aportado más trabajo de práctica reconoce, por intuición, que no hubiera sido posible hacer tanto trabajo si su socio no lo hubiese captado, y viceversa. Todos contentos.

Por otro lado también aporta estabilidad a los posibles “pinchazos” que pueda tener un socio de manera temporal. Le puede pasar a cualquiera, así que mejor tener las espaldas cubiertas.

Los problemas suelen venir con el paso del tiempo. El despacho crece y los esfuerzos individuales comienzan a tener más peso. La inexistencia de incentivos para recompensar estos esfuerzos puede originar uno de los problemas más frcuentes: que el que hace la menor aportación se convierta en el referente de rendimiento (en definitiva, cobra lo mismo que los demás). Y aquí comienzan los problemas. El rendimiento del despacho está limitado muy seriamente y los que saben que son más rentables comienzan a explorar otras posibilidades. El mismo sistema de retribución de beneficios que sirvió para que el despacho creciera ahora se convierte en el mayor freno al crecimiento, e incluso constituye un peligro para la estabilidad del despacho. Si los socios que más generan abandonan el despacho, se termina el proyecto tal y cómo fue concebido.

Que nadie crea que otros sistemas están libres de problemas. Todos los tienen. Los despachos de abogados son empresas, pero de servicios profesionales. El porcentaje de participaciones que se tenga es irrelevante cuando se está aportando trabajo a la firma.

¿Qué es lo aconsejable?

Hay varios puntos a tener en cuenta:

1.- Lo recomendable es no considerar los sistemas de retribución de los socios como definitivos. Lo que sirve para un momento determinado puede ser inútil más adelante. Mente abierta y transparencia con tus socios.

2.- La evolución del despacho debe ir acompañada de una revisión de este sistema, que será el motor del desarrollo del despacho y su rentabilidad. Un mal sistema de retribución de socios deja sin rentabilidad al despacho a corto plazo. Así pues, hay que analizar la evolución con calma y estudiar alternativas si se han detectado problemas.

3.- De las alternativas que se estudien, hay que elegir la adecuada al momento en el que se encuentra el despacho en relación a sus objetivos. Al final las personas hacen aquello por lo que se les paga.

Tagged: , ,

About the Author

Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón Asesor de firmas de abogados en España y Latinoamérica. Creación de partnerships, fusiones e integraciones y desarrollo de negocio. Profesor de management en el doble Máster de la Universidad de Navarra. Autor de libro "Eficiencia y rentabilidad de un despacho de abogados".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *