14/07/2010 Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

Abogados, redes sociales, comunicación y marketing

El pasado martes Expansión publicó un artículo sobre el uso de las redes sociales por los despachos de abogados, en el que se recoge mi opinión dentro de la celebración de un foro de gestión de despachos. Dejo enlazado el artículo en su versión web aquí por si os interesa su lectura. También podéis descargar el PDF de la versión de papel haciendo click en la fotografía.

Las redes sociales son una herramienta que avanza muy rápido. Ese imparable avance hace que muchas veces no sepamos distinguir entre una utilidad de comunicación, marketing o posicionamiento estratégico. Además, es muy diferente lo que puede obtener un despacho en función de su tamaño (los ejemplos de “Bufetes 2.0” que se citan en el artículo no me parecen muy acertados, por cierto).

Otro tema es el de los números a efectos de marketing y ventas. Son unos parámetros muy diferentes, que no aseguran nada y que requieren ser trabajados de diferente forma. Todo un mundo por investigar y explorar.

Desde Pérez + Partners nos interesa ampliar el conocimiento sobre el uso que hacen los despachos pequeños y medianos de las redes sociales, así que si alguien se anima que deje un comentario, se lo agradeceremos mucho.

Tagged: , , ,

About the Author

Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón Asesor de firmas de abogados en España y Latinoamérica. Creación de partnerships, fusiones e integraciones y desarrollo de negocio. Profesor de management en el doble Máster de la Universidad de Navarra. Autor de libro "Eficiencia y rentabilidad de un despacho de abogados".

Comments (5)

  1. En mi opinión las redes sociales son un instrumento más para desarrollar el trabajo, pero básicamente en un pequeño despacho de “provincias” de tipo tradicional, como el mío, no suponen con cambio radical en la forma de trabajar. También creo que la inercia de nuestro sistema procesal hace que los profesionales del derecho no estemos en principio muy dispuestos a asumir cambios o innovaciones, es decir, a plantearnos ejercer la profesión de una forma diferente, por lo que en definitiva considero que quizá estamos “perdiendo el tren” de las nuevas tecnologías. Considero que estamos tan acostumbrados al contacto directo y personal, que somos cautelosos a la hora de “exponernos” públicamente a través de la red.
    No obstante el gran avance que suponen las nuevas tecnologías merece cuanto menos una pequeña reflexión: creo que se abren nuevas posibilidades profesionales, nuevos cauces para contactar con posibles clientes o para relacionarse con los clientes ya conseguidos. También podemos utilizar las redes sociales para mantener contactos y relaciones con otros profesionales y compartir nuestras experiencias en una profesión en pricipio tan autónoma y aislada como la nuestra.
    En definitiva, creo que por lo menos, deberíamos ponernos “alerta” y tener una mentalidad más abierta y proclive a ampliar las posibilidades de este “nuevo mundo”. Desde aquí muestro mi interés sobre el tema y mi disponibilidad para recibir nuevas opiniones e ideas de dicho tema.

  2. Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

    Muchas gracias por tu comentario Rosa María. Efectivamente, mencionas utilidades de comunicación (obviamente las mejora) y de posibilidad de contacto con potenciales clientes, dado que nos hace más visibles.
    De hecho creo que este contacto no hubiera sido posible sin las nuevas formas de comunicación, así que no perdamos el contacto.
    Muchas gracias de nuevo por tu interesante aportación.

  3. Redes sociales. Redes de personas.
    Personas con inquietudes y distintas necesidades. Necesidades personales y profesionales.

    Las redes sociales son un “escaparate” para los pequeños y medianos despachos. La esencia del profesional y/o profesionales que hay detrás de un perfil social vibra en los comentarios y enlaces que elige comunicar. Puede mostrar su parte humana y sensible con distintas asociaciones, posicionarse según sus valores al tiempo que deja su huella profesional.

    El profesional que interactua en una red social resulta cercano y “familiar” para sus seguidores; sin duda, genera confianza y fortalece su reputación, facilitando en gran medida que “sus” seguidores se acuerden de sus servicios profesionales en el momento que se les genere una necesidad.

    No importa lo recóndito que esté ubicado su domicilio profesional, importa, eso sí “estar al alcance” de quien le pueda necesitar. Y le necesitará quien le pueda conocer.

    Los clientes de los abogados no se consideran a sí mismos “clientes”. Ellos les confían sus intimidades y, a menudo, delegan en su saber profesional el desenlace de “sus vidas”.
    Eso, es algo más que una relación cortés de “cliente-proveedor”.
    Eso, hoy en día y ante los nuevos avances tecnológicos, es algo más que aparecer en un listado de “páginas amarillas” o en un directorio virtual generalista.

    Desde mi humilde posición les animo a interactuar en las redes sociales. Estoy convencida que aportarán gran valor profesional y calidez humana enriqueciendo sobremanera la red, red de personas.

    Anímense, la piscina está llena y el agua fantástica!

  4. rafael

    Apreciada Mercedes:
    Escribo desde aquí al no haber podido contactar desde las páginas de Expansión y respecto del artículo relativo a la noticia de la “primera” huelga del Turno de Oficio en la Abogacía.
    El titular no corresponde a la realidad. Hace ya unos años, en el partido judicial de Tarragona se produjo una huelga de similares características, (creo que esa sí era la primera), que se mantuvo durante varios meses.
    Gracias por su atención,
    Rafael Fernández del Castillo

  5. Buenas tardes.
    Yo trabajo como “solo” en Barcelona. Le he dejado un comentario en otro artículo, mas una serie de preguntas que un comentario. Leyendo su libro sobre gestión y estrategia de pequeños despachos he advertido que hay que contactar bien, no sólo tener contactos, amigos, colegas. Tengo la sensación de que los abogados que usamos Linkedin tendemos a relacionarnos entre nosotros y no entrar en otros grupos. Si yo quiero dedicarme a arrendamientos urbanos tengo que buscar en Linkedin clientes potenciales en grupos. Lo mismo en twitter y facebook. ¿Estoy en lo cierto?
    Saludos y gracias
    Josep Térmens
    Barcelona

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *