Motivación

Acabo de leer una entrevista a Dan Ariely, profesor de economía en el MIT, en la que cuenta un curioso experimento. Dos grupos de personas son invitadas a construir robots con piezas de lego, pagándoles una pequeña cantidad por cada uno. Lo pueden dejar cuando quieran. Despues de construir varios robots, uno de los grupos odia la tarea que está haciendo y el otro no. Ambos construyen robots por dinero y les pagan lo mismo.

¿Cuál es la diferencia? En el primer grupo, cuando alguien acaba un robot, le preguntan si quiere hacer otro, y en caso afirmativo, guardan en una caja el robot construído y le dan otra caja con más piezas. Sin embargo, en el otro grupo, cuando les preguntan si quieren hacer otro y contestan afirmativamente, desmontan el robot delante de ellos para que lo vuelvan a construir con las mismas piezas.

La conclusión que saca del experimento  consiste en entender que hay que añadir significado al trabajo de las personas para aumentar su motivación. Determinadas tareas en los despachos de abogados pueden parecer carentes de significado y provocar una desmotivación de la persona que las realiza.

En numerosas ocasiones me encuentro con despachos que encargan tareas irrelevantes a sus abogados “para que no estén parados” en periodos de poca actividad.  Antes de encargar este tipo de tareas imaginaros como desmontan el robot delante de vuestros ojos para que lo volváis a montar.

Contacte con nosotros

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies