31/08/2009 Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

¿Utilizamos correctamente las herramientas tecnológicas?

blogger-adictoDado el tema que voy a tratar, lo primero que tengo que decir es que mientras que lees este breve artículo podrías estar realizando una tarea más productiva. ¿Por qué tiro piedras contra mi tejado?

Uno de los temas que estoy estudiando actualmente es el uso que se hace de las tecnologías de la información en las empresas. Uno de los aspectos que más me sorprende es como se ha dado la vuelta (a peor) la ventaja del correo electrónico. Frente a la llamada de teléfono, el correo electrónico tiene una gran ventaja, dado que no hay atenderlo inmediatamente y la consulta que te realicen puede ser abordada con más tranquilidad.

Pues un estudio realizado sobre 2850 empleados revela que la gente reacciona ante un nuevo correo electrónico en menos de dos minutos, y el 70% de los mensajes generan una reacción en sólo 6 segundos, como si el mensaje se fuera a autodestruir en una frenética cuenta atrás.

Recuperar el hilo de lo que se está haciendo cuesta 64 segundos, así que si revisamos el mail cada cinco minutos duante toda la jornada laboral…perdemos un día de trabajo por semana.

Por mucho que nos empeñemos en que nuestro cerebro puede funcionar en “modo multitarea” no lo vamos a conseguir, así que una gestión eficaz del tiempo y un uso racional de e-mail nos va a ayudar más de lo que creemos. El efecto más perverso que provoca el exceso de información que recibimos a través de la red es que algunas personas terminan su jornada laboral con la sensación de haber estado muy ocupados, cuando en realidad lo que ha vivido es una jornada llena de interrupciones y distracciones muy poco productiva.

Facebook, Twitter, Youtube, Reader, Blogs (como lector o como autor)…mucha información y poco tiempo. Resolver este problema es más complejo de lo que parece, así que seguiremos hablando de ello. Espero que el tiempo que te ha llevado leer este artículo sea proporcional al beneficio que has obtenido de él.

About the Author

Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón Asesor de firmas de abogados en España y Latinoamérica. Creación de partnerships, fusiones e integraciones y desarrollo de negocio. Profesor de management en el doble Máster de la Universidad de Navarra. Autor de libro "Eficiencia y rentabilidad de un despacho de abogados".

Comments (12)

  1. Muy buen artículo, enhorabuena por empezar también con esto.

    Sabeis que lo que necesiteis.

    Un abrazo,

  2. Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

    Gracias Josan, ya sabes que el diseño lo dejo en manos de los que saben, así que los méritos para el diseñador web.
    Javier, Luis, muchas gracias por vuestro comentario. Espero seguir contando con vosotros por aquí.

  3. Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

    Gracias Gal.la, la verdad es que no había caído en el hecho diferencial 🙂

    Un placer tenerte por aquí. Saludos

  4. Cristina de canals

    Para que veas que no he reaccionado a tu mail inmediatamente … sino con bastantes días de retraso (entre poco y demasiado, no?). Es cierto, la tecnología nos devora y encima nos creemos que estamos haceindo algo positivo! Vamos a ver si conseguimos racionalizar nuestra dependencia del e-mail.
    Felicidades por este nuevo blog!!!

  5. Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

    Gracias Cristina, la verdad es que hay que tomarse la innovaciones tecnológicas en su justa medida, contralarlas y que dependan de nosotros, y no al revés.
    Saludos

  6. Querido Miguel Ángel:

    Muchas gracias por enviarme el enlace para el artículo que has incluido en vuestro nuevo blog de Pérez & Partners. Celebro que te atrevas a denunciar la tiranía del correo electrónico, si se toma como una herramienta que a la que hay que reaccionar inmediatamente. Hay que empezar a desmitificar las cosas, y tratar el correo electrónico como el móvil, que podemos tener apagado mientras estamos en una reunión.

    Si queremos dar valor añadido, hay que pensar y ser creativo, y si hay que hacerlo, hay que poder reflexionar, estar periodos determinados con plena concentración en lo que se hace, etc.

    Por tanto, vale la pena desmitificar la importancia del correo electrónico en nuestro quehacer diario.

    Cordialmente

    Carlos

  7. Con fina puntería, dieron en la diana. No solo en este post sino en otros tantos que, manejando mi tiempo y no sin ciertas dificultades 😉 , me he recreado leyéndolos. Felicidades.

  8. Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón

    Gracias Roser!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *